Hoy viernes 28 de noviembre nuestro servicio de atención al cliente estará fuera de linea desde las 14:00h
Historia de logotipos españoles famosos

Historia de logotipos españoles famosos

Tras el repaso a las marcas internacionales, echamos un vistazo a las marcas nacionales. ¿Cómo han evolucionado los logotipos españoles? ¿Han adquirido éxito internacional? Desvelaremos todas las curiosidades sobre los logotipos españoles más conocidos.
Sería imposible hablar de los logotipos españoles sin mencionar al arquitecto y diseñador Cruz Novillo, auténtico referente del sector y autor algunos de los logotipos que han marcado época en España, como los del periódico El Mundo, el puño y la rosa del PSOE, los billetes del Banco de España, logo de Correos, Banco Pastor, Endesa, Cadena Cope, Fundación Once, Repsol, Antena 3, Renfe, el Cuerpo Nacional de Policía, el Tesoro Público y el escudo y bandera de la Comunidad de Madrid.

Una de las marcas más señeras de España es El Corte Inglés, que supera el siglo de existencia tras comenzar con una pequeña tienda existente desde finales del sigo XIX en el centro de Madrid. Así, al igual que la empresa a la que representaba, su logotipo fue mutando hasta incluir la tipografía característica de la compañía dentro de un triángulo verde en 1963. Aunque para sus compañías filiales no han traslado ningún rasgo de su imagen, todas arrastran una característica propia de la marca: la partícula COR, de la que se surten Supercor e Hipercor, y más recientemente, OpenCor y Bricor.



Desde 1926, Gambrinus representa a la marca cervecera sevillana Cruzcampo y no por una cuestión baladí. Gambrinus era el ayudante de un vidriero de la antigua Flandes que tenía el mal de un amor imposible que le perseguía. Tras vender su alma al Diablo, éste le desveló el secreto de un elixir mágico que le haría olvidar su pena: la cerveza. Gambrinus compartió el secreto con sus vecinos, que comenzaron a animarse, a sentirse alegres y olvidar sus penas y problemas, por lo que concedieron el título de Rey de la Cerveza, que aún hoy ostenta. La imagen de este simpático y rechoncho flamenco permaneció prácticamente inalterable desde su creación, hasta que fue “estilizada” a comienzos del presente siglo, generando polémica entre sus seguidores.



Tampoco los partidos políticos han permanecido al margen en cuanto a la evolución de logotipos se refiere. El Partido Popular, pese a ser un partido relativamente joven, ha modificado su logotipo hasta en tres ocasiones desde su fundación en 1993, aunque la gaviota siempre ha sido un símbolo destacado del logotipo, en el actual éste ha quedado reducido a un simple trazo. El rojo del color corporativo desaparece en la modificación de 2008, mientras que el azul cambia de a un tono que se ha llegado a conocer como “azul PP". Por su parte, el PSOE, tras su la llegada de la democracia en 1975, ha retocado menos su logotipo, del diseño inicial de Cruz Novillo, con el puño y la rosa coloreada, incorporaron a finales de la década de los 90 el verde a las hojas de la rosa, para volver al diseño original pero con trazos blancos y su rojo característico como color de fondo. Por la misma técnica que el PSOE ha optado Izquierda Unida, sustituyendo los colores de su logo, rojo, gris y el amarillo de un sol, hoy desaparecido, por el blanco de las letras “iu” en contraste con el rojo del fondo.



El famoso logotipo del Anís del Mono, todo un símbolo de su ciudad, Badalona, encierra todo un debate científico. Los hermanos Bosch regentaban desde 1870 una coqueta destilería modernista a orillas del Mediterráneo, famosa por su anís y por un mono llegado a través del comercio con América, conocida como la del “Anís del Mono”. A raíz de la publicación en 1859 de la Teoría de la Evolución de las Especies de Charles Darwin y la polémica surgida con el postulado de que el hombre procedía del mono, una figura de una gran mono con cara humanoide preside el logotipo del anís más famoso de España. La teoría oficialista apunta a que un intrépido Vicente Bosch, notario y empresario de éxito, aprovechó la polémica creada con la publicación de la teoría darwiniana, para publicitar su marca como la más evolucionada: “Es el mejor. Lo dijo la ciencia y yo no miento”. Sin embargo la curiosa semejanza entre la cabeza del simio y el rostro de Darwin, apuntan a que la intención de los Bosch era ridiculizar al científico. La fabrica del Anís del Mono fue la primera empresa que en España convocó un concurso de carteles y colocar un rótulo luminoso, en las céntricas Puerta del Sol de Madrid y Plaza Cataluña de Barcelona.



Si hay un logotipo presente en el subconciente de los españoles, ese es el logotipo de Osborne, una enorme silueta de un toro de lidia, de casi 14 metros de altura, que ha acompañado al automovilista español desde 1958. Diseñado por el artista Manolo Prieto, director de la agencia Azor Publicidad, fue concebido originalmente como una gran valla publicitaria de carretera para promocionar el brandy de Jerez Veterano del Grupo Osborne. Sin embargo, el Toro de Osborne ha acabado arraigándose como un símbolo cultural español, que cuenta, además, con una línea propia de merchandising.



Otro de los logotipos históricos españoles, presidiendo desde finales de la década de 1930 la Puerta del Sol de Madrid, es una simpática botella de fino de Jerez que luce chaquetilla roja y sombrero cordobés, diseñada por Luis Pérez Solero en 1935. La marca Tío Pepe fue registrada por vez primera en 1888, aunque ya por entonces era conocida y respetada por los exportadores, sobre todo del Reino Unido, aunque en España comienza a introducirse a mediados de los años 30, estando a la vanguardia de la publicidad y siendo uno de los iconos, junto al toro de Osborne, presente en las carreteras y en la memoria colectiva de millones de españoles.



Cola-Cao es una marca pertenenciente a la empresa española Nutrexpa, líder desde los años 50 del mercado del cacao soluble en España, facilmente identificable en los estantes de los supermercados por su color amarillo con tapadera roja y la tipografía en forma manuscrita, que ha mantenido intacta desde 1945, en azul con un contorno fino en color rojo coloreado de blanco, utilizando los tres colores primarios en todo el diseño y facilitando su identificación por su público objetivo: los niños. En 2013, para resaltar el logotipo, se le añade un sol en el centro, como símbolo, según la compañía que aporta Cola-Cao.



Otra marca española internacionalmente conocida es la automovilistica Seat. Aunque durante los primeros 20 años de actividad la compañía tuvo logotipos dispares, en los que sólo coincide el nombre de la marca, en 1980 introducen la tipografía actualmente reconocible en la marca, una “S” con cinco rayas con el azul como color corporativo. Durante las siguientes décadas, la S fue perdiendo líneas hasta quedarse en las tres actuales, con el rojo como color corporativo de la compañía.



Si hay una marca española que ha tenido penetración en todo el mundo, esa es la de Chupa Chups. Personajes como Johann Cruyff, las Spice Girls, Harrison Ford o el ficticio teniente Kojak, han lucido este invento español, un caramelo con palo, por todo el mundo. Su logotipo fue diseñado en 1968 por el catalán Salvador Dalí, gran exponente del surrealismo, quien colocó en la parte superior del envoltorio la llamativa margarita amarilla que permanece hoy día, conservando la tipografía original que usaba la marca en color rojo. Cuenta la propia compañía que el genio de Figueres tardó tan sólo una hora en realizar el encargo, a cambio de una tarifa millonaria. El éxito posterior parece que justificó con creces la inversión.



Las televisiones españolas también han realizado una evolución muy completa de sus logotipos. Televisión Española quizás sea la que menos haya retocado su logotipo, como símbolo de rigor y seriedad. El logotipo se ha mantenido más o menos intacto desde 1980, con letras minúsculas, de grosor uniforme y trazos rectos hasta comienzos del Siglo XXI, en el que se ha tendido hacia una suavización de las formas y redondez del texto. Más drásticos han sido los cambios sufridos por el logo de Telecinco, que del primero dorado, con una rueca, y con sólo el texto “Tele” y el número 5, ha pasado por una mayor curvatura en sus formas, la adopción completa de la palabra “Telecinco” con colores corporativos rojo y azul. Mayor fue si cabe, el cambio que hizo Antena 3 a comienzos de siglo. Del logo rojo con la “a” y el 3 diseñado por Cruz Novillo, se pasó a un moderno “trébol” con los tres colores primarios al actual, que mantiene el trébol, quizás con una mayor estilización en sus líneas y adoptando el naranja como color corporativo.



¿Te gustaría que te contásemos la historia de algún otro logotipo? ¡Pide por esos deditos!

Recibe nuestras ofertas en tu email